PuentesVolumen 10Número 1 • marzo de 2009

Mercosur también tentado por el proteccionismo


Discuss this articleShare your views with other visitors, and read what they have to say

Primero Brasil y luego Argentina. Los mayores socios del Mercado Común del Sur (Mercosur) han estado coqueteando, con mayor o menor intensidad, con el proteccionismo comercial como alternativa para enfrentar la crisis.

A finales de enero Brasil instauró licencias de importación para más del 60% de los productos importados. Si bien la medida duró apenas dos días y se presentó ante la prensa como un malentendido entre funcionarios brasileños, los socios del Mercosur no tardaron en quejarse de aquello que interpretaron como una actitud proteccionista.

Posteriormente, a mediados de febrero, Argentina tomó la decisión de aumentar el valor criterio (esto es, el precio de referencia) para unos 800 productos importados desde Brasil, afectando así a las exportaciones de dicho país, en especial las textiles y algunos electrónicos.  Estas medidas consisten en establecer nuevos y más elevados precios con base en estudios de mercado realizados por la Dirección General de Aduanas, y están destinadas a combatir la evasión fiscal y la subfacturación. La justificación de Argentina se posa sobre el registro de  una balanza comercial deficitaria con Brasil desde hace 70 meses; de -US$ 4.348 millones en 2008.

Ánimos caldeados en el bloque del Sur

Tanto los empresarios y sectores productivos de Argentina y Brasil están luchando para que sus gobiernos “no se dejen presionar”. En Argentina, los productores aseguran que el mercado está siendo invadido por precios muy dañinos, y en Brasil se clama por tomar represalias en contra de Argentina. Y es que, aparte de los daños a las exportaciones, son las justificaciones de fondo las que también están generando mucha inconformidad en Brasil.

El profesor de la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina, Alberto de las Carreras, ha deslegitimado el desequilibrio en la balanza comercial como una razón válida para imponer restricciones.

Para Gustavo Segre[1], profesor de la Universidad Paulista, es importante que Argentina no haya podido fundamentar ni probar que las limitaciones a las importaciones estén pensadas en el marco de una política de sustitución de importaciones por consumo doméstico. Por el contrario, se espera una desviación de comercio pues Argentina continuará importando esos productos, sólo que desde otros países.

Adicionalmente, como Argentina aduce tener 70 meses de déficit comercial con Brasil, Segre se pregunta por qué el gobierno argentino no actuó hace 69 meses implementando alguna estrategia de mejora a la competitividad. En este sentido, Brasil presentó como contrapropuesta la creación de mecanismos para el fomento de sus inversiones dentro de Argentina , así como el aumento del comercio en moneda local.

Las restricciones argentinas incluso podrían convertirse en una violación a las normas de Mercosur, pues únicamente están dirigidas en contra de Brasil y no constituyen una medida general aplicable a todos los Miembros.

A todo esto el canciller argentino, Jorge Taiana, se ha mostrado firme en que las medidas no son restricciones al comercio, agregando que hay “una serie de medidas que los empresarios argentinos también consideran restrictivas por parte de Brasil”[2].

Brasileños piden “enderezar la balanza”

Los ganaderos brasileños están preocupados de que la leche que consume Brasil ha pasado de provenir en un 58% de Argentina en 2008, a un 82% en enero pasado. Aún más, este incremento representativo ha abierto sospechas debido a una severa sequía que atraviesa Argentina.

En efecto, la Confederación Nacional de la Agricultura de Brasil (CNA) ha expresado tener temores fundados de que Argentina esté “triangulando” la leche, esto es, importándola muy barata desde la Unión Europea donde es subsidiada, y luego exportándola a Brasil. Kátia Abreu, presidenta de este organismo, ha llamado la atención sobre la necesidad de que el gobierno adopte medidas contra lo que consideran competencia desleal argentina. En este caso, el desequilibrio estaría jugando en contra de Brasil.

El campo y la propia presidencia argentina parecieran estar corroborando las inquietudes brasileñas. Confederaciones Rurales Argentinas ha estimado que el sector lechero sufrirá este año pérdidas por US 937 millones a causa de la sequía y de la política de precios del gobierno[3]. Para fines de enero, Argentina ya había perdido unas 800 mil cabezas de ganado vacuno, por lo que el gobierno tuvo que declarar una emergencia agropecuaria. Brasil  ciertamente no tiene cómo explicarse que a Argentina le pueda estar sobrando leche para aumentar sus exportaciones de manera tan radical, máxime cuando la sequía ya tiene más de ocho meses de haberse desatado.

Ambas situaciones reflejan los indicios de proteccionismo dentro del Mercosur. Para el gobierno de Brasil, sin duda alguna es difícil actuar y complacer a sus sectores productivos: recuérdese que se trata del país que en los diversos foros internacionales defiende incansablemente la necesidad de no sucumbir a la tentación del proteccionismo. Para Argentina, el asunto podría ser  más fácil debido a que las intervenciones gubernamentales son más frecuentes.

[1] Entrevista disponible en “Proteccionismo: ¿por qué fracasó la negociación entre Argentina y Brasil?” (2009, 19 de febrero). Comex Infobae.

[2] Argentina choca con Brasil. (2009, 18 de febrero). BBC Mundo.

[3] Confederaciones Rurales Argentinas, CRA (2009). Cálculo de la merma en los ingresos del sector agropecuario para el año 2009, por sequía y por la política tributaria de precios aplicada por el gobierno nacional. Consultado el 19 de febrero de 2009 en http://www.cra.org.ar/

Add a comment

Enter your details and a comment below, then click Submit Comment. We’ll review and publish the best comments.

required

required

optional