PuentesVolumen 10Número 4 • septiembre de 2009

¿Son los Objetivos de Desarrollo del Milenio efectivamente una prioridad?


Discuss this articleShare your views with other visitors, and read what they have to say

Son necesarios alrededor de US$ 35.000 millones adicionales al año para cumplir con los compromisos de ayuda fijados en 2005 por el G-8 en Gleneagles. Aunque la asistencia al desarrollo alcanzó un récord histórico en 2008, sigue estando por debajo de lo requerido,  según un informe de Naciones Unidas.

El documento del Grupo de Tareas para el seguimiento del desfase en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (Millennium Development Goals, MDG u ODM), presentado el 16 de septiembre de 2009, afirma que la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) se elevó aproximadamente un 10% en 2008, hasta US$ 119.800 millones[1]. Sin embargo esta ayuda continúa siendo insuficiente y se encuentra muy por debajo de los compromisos pactados en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas en el año 2000, cuando se plantearon las actividades y metas a alcanzar en ocho objetivos globales: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, así como garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

La participación de la AOD en los ingresos nacionales brutos de los países donantes también aumentó del 0,28% en 2007 al 0,30% en 2008. Pero este incremento sigue muy lejos del objetivo acordado del 0,7 por ciento que se debe alcanzar antes del año 2015. También se queda corto con respecto al compromiso de incrementar los flujos de ayuda anual a aproximadamente US$ 155.000 millones por año para 2010.

La crisis internacional ahonda la problemática

La actual crisis económica internacional ha menoscabado las finanzas públicas de muchos de los países donantes, por lo que se estará muy lejos de alcanzar los objetivos en lo que a  combate a la pobreza, al hambre y mejoramiento al acceso a los servicios públicos y medicamentos se refiere. Además, la AOD, según señala el documento, se ha visto limitada desde 2000 prácticamente debido a la ayuda destinada a países en conflicto, incluidos Irak y Afganistán. En contraste, África y América Latina han visto un leve mejoramiento en los montos de dicha ayuda.

Recientemente, la Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Josette Sheeran, declaró que el impacto de la crisis financiera y el alza récord del precio de los alimentos en todo el mundo sigue siendo devastador. Para 2009, el presupuesto del PMA para alimentar a 108 millones de personas en 74 países es de US$ 6.700 millones, y actualmente tan sólo se cuenta con US$ 2.600 millones. Sheeran hizo un llamado urgente por los US$ 3.000 millones (déficit proyectado para el año 2009) requeridos para atender estas necesidades, una cantidad que representa menos del 0.01% de lo que se proporcionó para estabilizar el sistema financiero[2].

Más de mil millones de personas necesitan asistencia alimentaria

Según el PMA, el número de personas que padecen hambre superará, por primera vez en la historia, los 1.000 millones este año, mientras que el flujo de asistencia alimentaria estará en el nivel más bajo de los últimos 20 años.

El panorama para Latinoamérica no es más alentador. El pasado 17 y 18 de septiembre se realizó la Reunión sobre Seguridad Alimentaria en la sede del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA) en Caracas, donde se anunció el entorno sombrío que presenta la región frente a la lucha contra la pobreza y la seguridad alimentaria. Según dicho organismo, en América Latina y el Caribe el número de personas con hambre alcanzó los 52 millones de personas en 2009, lo que representa un incremento del 12,8 por ciento con respecto a 2008. Sumado a esto, los precios de los alimentos comenzaron a aumentar nuevamente en el segundo trimestre de 2009, luego del marcado descenso registrado en la segunda mitad de 2008. La nueva subida podría tirar por la borda los esfuerzos por mantener un crecimiento económico en la región, teniendo en cuenta que la merma en el consumo, además del desempleo, impactarán profundamente las economías haciendo que la recuperación se vea comprometida.

El gobierno de Guatemala instaló una mesa de de ayuda para la seguridad alimentaria del país el 11 de septiembre. Según el Ejecutivo guatemalteco se hacen necesarios poco más de US$ 110 millones para atender a más de 410 mil familias en riesgo alimentario. El país centroamericano recibe también ayuda del programa del Vitacereal del PMA que proporciona alimentos nutritivos a 100.000 niños y 50.000 mujeres embarazadas y lactantes, y que en estos momentos está bajo riesgo de ser interrumpido. En tal sentido, es prioritario que los gobiernos latinoamericanos tomen las medidas necesarias para frenar la crisis alimentaria que se está empezando a dar en ciertos países, y que evidentemente sobrepasa las capacidades de algunos gobiernos.

Desigualdad, un problema sin resolver en la región

El jefe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de América Latina y el Caribe, Luis López Calva, consideró recientemente que el Perú es un país con alta desigualdad en desarrollo humano[3]. Esta declaración no tendría un impacto especial, dados los problemas recurrentes de esta naturaleza para los países latinoamericanos, si no fuese porque otros organismos multilaterales recientemente se han pronunciado sobre la situación en el resto de la región. Las economías latinoamericanas, algunas enorgullecidas de haber estado en una mejor posición frente a la crisis financiera, no están en la misma postura frente a la lucha contra la desigualdad social. Para Olivier De Schutter, relator especial de las Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la alimentación, México es un ejemplo de desigualdad ya que la mayor parte de la riqueza está concentrada en un pequeño sector de la población. La situación es reproducible en países como: Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Argentina entre otros.

La Organización de Estados Americanos convocó una reunión este 22 de septiembre, paralela a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Washington, para estudiar una propuesta de creación de una red de lucha contra la pobreza en las Américas. El 30% de la población latinoamericana es pobre y el 13% vive en la pobreza extrema. La red, en un principio, buscará facilitar el intercambio de experiencias e información entre los países en su lucha contra la pobreza. Tales iniciativas son loables pero hacen falta recursos, como los destinados a apoyar los sistemas financieros nacionales, para contener esta problemática de forma definitiva. No se puede seguir prorrogando esta situación, máxime cuando los indicadores sociales son los más lentos en mejorar. Retroceder a niveles de bienestar social y calidad de vida muy anteriores a cuando empezó la actual crisis, repercutirá en una recuperación económica con grandes letargos.

Niñez también en la agenda

Los datos revelados por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) revelan un descenso de un 28% en la tasa de mortalidad de menores de cinco años, desde 90 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 1990 hasta 65 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2008. Según estos cálculos, la cifra absoluta de muertes infantiles en 2008 se redujo a alrededor de 8.800 millones con respecto a los 12.500 millones de 1990, el año de referencia para los ODM. Sin embargo para Ann N. Veneran, Directora Ejecutiva de UNICEF, lograr la meta de reducir en dos terceras partes la mortalidad de menores de cinco años para 2015 exigirá un mayor sentido de urgencia, con recursos específicos para concretar progresos mayores[4].

De acuerdo con UNICEF, la región con mejor desempeño es América Latina y el Caribe, que redujo la mortalidad de los menores de 5 años un 56% entre 1990 y 2008, y está proyectada a cumplir la meta[5]. Al parecer la cifra es alentadora, pero el problema de la infancia va más allá. El mismo organismo presentó un estudio donde estableció que cerca de 845.000 niños trabajan en Bolivia, lo que representa el 10% de la población activa boliviana. El caso boliviano es una realidad que se reproduce en muchos países latinoamericanos, de ahí también la dificultad de negociar acuerdos comerciales que incluyan cláusulas para proteger los derechos y condiciones laborales. Como respuesta al informe, el gobierno boliviano anunció que emitirá un decreto para reglamentar los trabajos e impedir que los niños y adolescentes sean empleados en regímenes de explotación laboral, situación que se presenta debido a que muchos de los jóvenes buscan fuentes de ingresos para apoyar a sus familias necesitadas.

Para Naciones Unidas, tras el último informe presentado, no sólo se han retardado los progresos hacia los ODM, sino que en muchos ámbitos incluso corren peligro los logros alcanzados durante los últimos años[6]. Aunque no existan datos preliminares de avances en el conjunto de los objetivos, para el organismo se hace más urgente la necesidad de fortalecer las alianzas mundiales para el desarrollo.

El panorama para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio está en crisis profunda, pues no ha tenido el respaldo tan firme en financiamiento y recursos del que gozó en su momento la crisis financiera. La crisis humanitaria y alimentaria que se continúa viviendo no da tregua y las acciones de los gobiernos deben ser tajantes para cambiar esta situación, si es que efectivamente desean que el desarrollo sostenible sea más cercano a la realidad de los países de Latinoamérica.

[1] Organización de Naciones Unidas, ONU (2009, 16 de septiembre). La ONU adopta una postura sobre los compromisos con respecto a la deuda, la ayuda y el comercio internacionales, en antelación a la reunión del G20.

[2] Programa Mundial de Alimentos, PMA (2009, 16 de septiembre). Directora Ejecutiva del PMA advierte sobre la creciente crisis mundial de hambre.

[3] Perú es un país con alta desigualdad en desarrollo humano, afirman Luis López Calva, del PNUD (2009, 11 de septiembre). RPP.

[4] Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF (2009, 10 de septiembre). Sigue reduciéndose la mortalidad infantil en todo el mundo.

[5] __________________________(2009, 8 de septiembre). Las niñas, niños y adolescentes, los más vulnerables a los efectos de la crisis económica en México. UNICEF.

[6] Organización de Naciones Unidas, ONU (2009). Informe Grupo de Tareas Fortaleciendo la asociación internacional para el desarrollo en tiempo de crisis. http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/pdf/MDG_GAP_2009_SPANISH_web.pdf

Add a comment

Enter your details and a comment below, then click Submit Comment. We’ll review and publish the best comments.

required

required

optional