Puentes QuincenalVolumen 10Número 10 • diciembre de 2013

Se percibe la incertidumbre a medida que los ministros de comercio llegan a la reunión de Bali


Discuss this articleShare your views with other visitors, and read what they have to say

En estos días los ministros de comercio están llegando a Bali, Indonesia, para una conferencia cuyo resultado final es completamente incierto después de que la semana pasada los negociadores en Ginebra declararan un estancamiento en las negociaciones. Sea cual sea el resultado, los observadores expresan que es probable que la próxima semana de reuniones tenga consecuencias duraderas y fundamentales para el futuro de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En la antesala de la Novena Conferencia Ministerial de la OMC, los miembros han estado luchando en los últimos meses por armar un acuerdo de entregables de las negociaciones de la Ronda de Doha, las cuales ya llegaron a su décimo tercer año. Sin embargo, los preparativos en Ginebra para la conferencia ministerial se detuvieron bruscamente la semana pasada, aun cuando las autoridades reconocieron que estaban a pocos pasos de concretar un pacto.

Mientras que el Director General, Roberto Azevedo, señaló que el progreso que se observó en las últimas semanas fue mayor al de los últimos cinco años de negociaciones, también dijo a los miembros durante la reunión del 26 de noviembre del Consejo General que todavía estos no habían logrado la suficiente convergencia para garantizar el éxito en Bali.

El Director General advirtió que el trabajo de negociación que queda “no es algo que pueda ser fácilmente manejado por los ministros en Bali” y se comprometió a hacer todo lo posible en los próximos días para facilitar las conversaciones entre los miembros.

Tres pilares
Desde que Azevedo anunció el estancamiento la semana pasada, las predicciones sobre lo que ocurrirá en Indonesia han variado. Algunos comentaristas ya han declarado que el llamado paquete de Bali está condenado al fracaso y han proclamado que la función de negociación de la OMC está desahuciada y que pronto terminará. Otros, por su parte, especulan que la posibilidad de fracaso podría ser suficiente para consternar a los ministros y concluir el primer acuerdo de la OMC en casi 20 años.

El proyecto de texto de Bali, el cual Puentes ha analizado en profundidad, presenta un acuerdo de 31 páginas sobre facilitación del comercio y una serie de proyectos de decisiones más cortos sobre temas selectos de agricultura y cuestiones relacionadas con el desarrollo. En cuanto a estos dos últimos, el texto está esencialmente libre de corchetes, por lo que al parecer no hay necesidad de mayores cambios.

En cuanto al texto de facilitación del comercio, este todavía tiene una serie de partes sin resolver, principalmente en la Sección I. Esta se refiere a los compromisos que los países asumirán para agilizar los trámites aduaneros con el fin de agilizar los flujos de comercio. Algunas de las áreas en las que los miembros aún estaban tratando de ponerse de acuerdo al momento en que se redactó este texto incluyen las disposiciones relativas a la libertad de tránsito de las mercancías, específicamente con respecto a mercancías que se transportan a través de “infraestructura fija”, así como también la posibilidad de eliminar el uso de agentes aduaneros.

La segunda sección del texto de facilitación del comercio incluye disposiciones sobre el trato especial y diferenciado para los países en desarrollo, así como la asistencia técnica y la creación de capacidades que los países desarrollados proporcionarían para ayudar a que se cumplan los compromisos de la Sección I.

Esta parte básicamente ya está lista, a pesar de haber sido el área más problemática. En los días transcurridos desde la reunión del Consejo General se declaró que uno de los obstáculos restantes de la Sección II estaba cerca de una resolución. El Grupo de los países menos adelantados (PMA) anunció el jueves que, junto con otras “partes interesadas”, habían resuelto dichas cuestiones pendientes referentes a los PMA. Estos avances, que cuentan con el apoyo del Grupo Africano y el Grupo de países de África, el Caribe y el Pacífico requerirán la aprobación de todos los miembros de la OMC para se incorporen al texto.

Mientras tanto, los proyectos de texto de agricultura abarcan una serie de propuestas presentadas por dos coaliciones de países en desarrollo dentro de la OMC: el G-20, un grupo de países en desarrollo que está a favor de la reforma de las políticas comerciales agrícolas de los países desarrollados; y el G-33, un grupo de países en desarrollo, cuyos miembros son el hogar de grandes poblaciones de pequeños agricultores.

El G-20 ha presentado propuestas en materia de subvenciones a la exportación y otras medidas similares, también con relación a la facilitación de otros procesos administrativos que afectan a sus exportaciones agrícolas. La propuesta del G-33 pide que las normas de la OMC se actualicen con el fin de conceder a los países en desarrollo mayores flexibilidades para la compra de alimentos a precios regulados cuando se trate de la construcción de la reserva pública de alimentos con fines de seguridad alimentaria.

Aun cuando los temas habían tenido dificultades en los procesos de negociación, al principio parecía que se resolverían. Sin embargo, surgieron informes justo antes de la reunión del Consejo General de la semana pasada donde se anunciaba que la India, que ha sido el principal país promotor de la propuesta del G-33, estaba considerando dar marcha atrás a su postura de apoyo original con respecto a una “cláusula de paz” de cuatro años que serviría como solución provisional a la cuestión de la seguridad alimentaria.

Se considera que la propuesta del G-33 es algo que Nueva Delhi quiere analizar adecuadamente debido a la aprobación de una ley nacional sobre “seguridad alimentaria” que podría posiblemente violar los techos actuales de la India para las subvenciones que distorsionan el comercio en la OMC.

La semana pasada, después de una reunión del gabinete de ministros de la India para hablar sobre la “cláusula de paz”, el ministro de Comercio, Anand Sharma, solamente afirmó que la India apoyará una solución provisional, como la propuesta de “cláusula de paz”, que impediría que los miembros inicien litigios en esta área, solo si se ponen en marcha los planes para una solución permanente a través de negociaciones en el marco de un programa de trabajo en materia de seguridad alimentaria.

¿Indicios de un nuevo impulso?
En vista de la actual situación de estancamiento, los textos existentes se presentarán en su forma actual a los ministros de comercio de Bali: como textos que están “estabilizados”, pero que aún no han llegado a un acuerdo final. Los observadores de comercio que han seguido el proceso desde hace tiempo han especulado que esto podría conducir a una “ministerial de negociaciones” o a que los ministros indiquen a sus representantes en Ginebra que vuelvan a la mesa de negociaciones con la esperanza de concluir el paquete de Bali en las semanas posteriores a la conferencia.

Mientras que algunos miembros de la OMC, como los EE.UU., advirtieron durante la semana pasada que no hay que esperar un milagro en Bali, otros han recalcado que la conferencia de cuatro días debe llevar a la conclusión de un paquete completo.

Las declaraciones políticas emitidas en los últimos días han intentado transmitir este renovado sentido de urgencia, donde un grupo de más de 100 países miembros, desarrollados y en desarrollo, lanzaron un comunicado el viernes donde afirmaban que respaldarían “cualquier esfuerzo necesario” para llegar a un acuerdo en Bali.

Sin embargo, otros han advertido que los obstáculos existentes, en particular con respecto a la facilitación del comercio, podrían ser demasiados para que los ministros puedan resolverlos de un solo golpe.

Cambio de panorama con respecto al comercio
Esta conferencia será la primera para Azevedo desde que fue nombrado director del organismo de comercio mundial a principios de este año, en una contienda muy reñida donde el ex embajador de Brasil se disputaba el nombramiento con otros ocho candidatos. Desde que asumió su nuevo cargo en septiembre, el Director General ha expresado que obtener el éxito en Bali es su principal prioridad y advirtió a los miembros en su discurso inaugural que “el mundo no va a esperar para siempre que la OMC presente resultados”.

En contraste, la última conferencia ministerial, celebrada en Ginebra a finales de 2011 cuando el Director General era Pascal Lamy,  fue vista en gran medida como un “trabajo de limpieza.” Mientras que los miembros habían esperado en ese entonces concluir su plan original de completar toda la Ronda de Doha de una sola vez, sus esfuerzos para lograr avances en un mini paquete “PMA-plus” a tiempo para la reunión de Ginebra se vino abajo en los meses previos a la reunión de alto nivel.

En lugar de ello, los ministros en Ginebra declararon formalmente que la Ronda de Doha estaba en un punto muerto, 10 años después de que se iniciaran las negociaciones por primera vez en Qatar. También tenían otro mensaje: los miembros tenían que buscar diferentes enfoques de negociación y trabajar para que se diera algún avance en las negociaciones comerciales en las áreas donde se pudiera concretar algún progreso.

Mientras tanto, los acuerdos comerciales bilaterales y regionales han crecido de manera significativa. Tal vez, los acuerdos más famosos son el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), que reúne a 12 naciones de la Costa del Pacífico y que incluye a EE.UU. y Japón; y la Asociación Transatlántica sobre Comercio e Inversiones (TTIP), un pacto bilateral entre EE.UU. y la UE.

Algunas nuevas iniciativas plurilaterales también han pasado a primer plano en los dos años transcurridos desde la Conferencia Ministerial de Ginebra. Por ejemplo, un grupo de más de 20 miembros de la OMC se encuentra ahora en el proceso de negociación de un acuerdo plurilateral para liberalizar el comercio de servicios, también conocido como el Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA).

Mientras que algunos le han dado el visto bueno a los acuerdos “mega regionales” y plurilaterales anteriormente mencionados como ejemplos de posibles “nuevos enfoques de negociación” que podrían impulsar avances en la OMC, otros han recibido estas iniciativas con más cautela y advierten que podrían ser una distracción para los esfuerzos de producir  acuerdos multilaterales.

Adhesión de Yemen
Las reuniones ministeriales de la OMC también han sido a menudo una oportunidad para dar la bienvenida a nuevos miembros a la organización. Este año los ministros de comercio se han dado la tarea de emitir una invitación formal a Yemen, uno de los países más pobres del mundo según la clasificación de dicha organización. La ceremonia para darle la bienvenida se llevará a cabo el 4 de diciembre.

SIMPOSIO SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO
ICTSD, el editor de Puentes, convoca a un importante evento del 3 al 5 de diciembre, al margen de la Novena Conferencia Ministerial de la OMC, en el Centro Internacional de Convenciones de Bali (BICC) en el Westin Resort, Nusa Dua. A pocos pasos de la sede de la Conferencia Ministerial, el Simposio sobre Comercio y Desarrollo de Bali (TDS) invita a los delegados, ministros y expertos a que participen en un debate abierto y franco con los principales actores y partes interesadas en las negociaciones. Si usted está en Bali para la MC9, ¡únase a nosotros!

Add a comment

Enter your details and a comment below, then click Submit Comment. We’ll review and publish the best comments.

required

required

optional